Google+ Followers

Biblioteca Bolsillitos Virtual 1965 (N°662 - 713) FALTAN 10


N°662 Baltasar a caballo, de Beatriz y Ruth











N°663 La quinta del zorro, de Beatriz y Ruth











N°664 Violeta, de Beatriz y Guillermo











N°666 Los pantalones mágicos, de Beatriz y Ruth
(es una reedición porque aún no encontramos el original)











N°668 Los dibujos de Miguel, de Beatriz y Ruth













N°669 La murga Batifondo, de Beatriz y Chacha













N°670 El espanta-espanta pájaros, de Beatriz y Ruth












N°671 El gigante Carlitos, de Beatriz y Ruth












N°672 El zorro va a la escuela, de Beatriz y Ruth












N°673 Versitos con preguntas, de Beatriz y Chacha












N°674 Los animales ricos, de Beatriz y Ruth












N°675 Pelo verde y pluma en la Nariz (de Beatriz y Ruth)
(es una reedición porque aún no encontramos el original)












N°676 El huevo blanco, de Beatriz y Ruth












N°677 El mono y el sapo, de Beatriz y Guillermo











N°678 Los enanitos cerveceros, de Beatriz y Ruth










N°679 Historias de gatos, de Beatriz y Ruth












N°682 Una gotera de seis patas, de Beatriz y Ruth














N°683 ¡Hop! ¡Hop! ¡Hop!, de Beatriz y Ruth












N°684 ¡Así de fuerte!, de Beatriz y Ruth












N°685 ¡Atchísss!, de Beatriz y Agi












N°687 El conejo Bombo, de Beatriz y Ruth












N°688 El topo va de viaje, de Beatriz y Ruth











N°689 La fiesta de los pájaros, de Beatriz y Guillermo



Hace muchísimos años, la reina de los pájaros, Tirulí, dio una gran fiesta. Invitó a todos: a los más pequeños, a los más grandes, a los voladores, a los trepadores, a los cantores y a los que apenas dicen: ¡pí!
Tirulí limpió la gran casa del árbol y la adornó con ramilletes de plumitas de colores. En cada una de las horquetas de las ramas puso un nido para que sus invitados se sentaran cómodamente y se sintieran como en su casa.
Tirulí trabajó muchísimo, tanto que no tuvo fuerzas para colgar de las ramas más finas los farolitos de papel plateado.

Entonces llamó a su mensajero, el palomo, y le pidió que recorriera los bosques y buscara un pájaro que le ayudara a colocar los últimos adornos.
El mensajero partió.


El primero que encontró fue el ruiseñor.
-Iré en cuanto pueda –dijo el ruiseñor-. Apenas termine de hacer gárgaras con agua de rosas. Tú sabes, debo cuidarme porque canto en la fiesta.

El palomo llegó después a la casa de Martín Pescador y le transmitió el mensaje de la reina Tirulí.
-Me encantaría de ir enseguida –dijo el pájaro-. Pero aún debo seguir pescando, no sé si en esa fiesta habrá bastante comida. Yo, por las dudas, iré con la panza llena.

Uno por uno, todos dieron una excusa: la cotorra estaba enseñándole el alfabeto a su cotorrita y no quería interrumpir la lección…


El tero estaba custodiando el campo y todavía no podía dejar su puesto de centinela…


Y el hornero estaba ocupadísimo levantando su casa.



El palomo siguió buscando ayuda para la reina. En un charquito que se había formado junto al río encontró al gorrión que estaba lavándose.-¿Le ayudarías a Tirulí a colgar los farolitos de papel? –preguntó el palomo.


El gorrión enseguida contestó que sí… ¡desde el aire! ¡Ya estaba en camino para la casa de Tirulí!


Fue volando, sin terminar siquiera su baño. Fue con el pico sin lavar y con manchitas de barro en la cabeza (y dicen que por eso el gorrión tiene, hasta hoy, el pico oscuro y la cabeza con dos listas negras).
Saltó de una rama a otra ayudando a Tirulí hasta que el gran árbol estuvo adornado.


Poco a poco, fueron llegando los invitados con sus trajes de gala. El último fue el Martín Pescador, que había estado pintándose y mirándose al espejo.
Entonces, en la mitad de la fiesta, la reina Tirulí dijo:
-El gorrión fue el primero en acudir a mi llamado. Vino tan rápido que no tuvo tiempo de cambiarse el traje de entrecasa por uno de fiesta… Gracias, gorrioncito. Desde ahora en adelante te prometo que entre todos pájaros, serás el que encuentre más fácilmente la comida más rica, ¡como si estuvieras siempre de fiesta!


Y así fue. Porque el gorrión vive en las ciudades cerca de los hombres y come sus verduras, sus frutas, sus semillas y las migas de sus tortas. ¡Y siempre pía contento!




N°690 Los escarabajos, de Beatriz y Ruth





 








N°694 El castillo de arena, de Beatriz y Ruth













N°696 ¿Quién le roba al zorro?, de Beatriz y Ruth











N°697 Jacinto, de Beatriz y Ruth













N°698 Primavera, de Beatriz y Ruth












N°699 Ada en el circo, de Beatriz y Ruth












N°700 La risa del zorro, de Beatriz y Agi












N°701 Alvarito, de Beatriz y Guillermo












N°702 La lapicera embrujada, de Beatriz y Ruth













N°703 La suerte de Cándida, de Beatriz y Ruth











N°705 El reloj de veinte minutos, de Beatriz y Ruth












N°706 Versitos con burbujas, de Beatriz y Ruth












N°707 En el País del boletín, de Adela y Ruth












N°708 Adita y la margarita, de Beatriz y Agi












N°709 Los hamsters, de Beatriz y Ruth












N°710 Los animales viajeros, de Beatriz y Ruth












N° 711 La campana, de Beatriz y Héctor











N°712 El árbol de Silvestre, de Beatriz y Ruth











N°713 El rey conquistador, de Beatriz y Guillermo












Como una curiosidad, les vuelvo a presentar al Bolsillito 
N° 701 Alvarito,comparado con una nueva versión publicada por su autora 41 años después. Se trata de Ramiro, ilustrado por Clara Urquijo y publicado por editorial Atlántida en 2006. EL tamaño de esta nueva versión es de 23 cm x 23,5 cm y tiene tapas duras.






































3 comentarios:

  1. Noche mágica de Reyes donde recibimos con el candor de los chicos que fuimos, estos hermosos regalos de nuestros amigos!!!!!gracias!!!!

    ResponderEliminar
  2. Noche mágica de Reyes donde recibimos con el candor de los chicos que fuimos, estos hermosos regalos de nuestros amigos!!!!!gracias!!!!

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡Gracias queridos Reyes magos que a pesar de la distancia del tiempo y el espacio que nos separa siempre nos sentimos tan cerca a través de la tradición oral y escrita!!!! Gracias a Uds magos de la literatura!!!

    ResponderEliminar