Google+ Followers

jueves, 27 de febrero de 2014

Sexto enigma: El Bolsillito N°150

En realidad, este enigma debería ser: ¿Cómo nadie mencionó antes este cuento? ¿Cómo pudo pasárseles por alto a todas las personas que escribieron sobre la Biblioteca Bolsillitos?
Creo tener la respuesta. Esas personas entrevistaron a Boris y a algunos autores, ilustradores y colaboradores, y se quedaron con lo que ellos les contaron. Yo no pude hacer eso, así que tuve que consultar su bibliografía. Pero no me quedé solo con ella porque nunca me quedo con lo que los críticos dicen de los libros sino que voy a consultar directamente los textos. En otras palabras, leí todos los Bolsillitos que pude encontrar esperando que los mismos libros me dijeran lo que quería saber… y el 150 llenó con creces mis expectativas.
¿Es un cuento de extraordinaria calidad literaria, más que cualquier otro? No. ¿Es el que sobresale entre todos por sus magníficas ilustraciones? No. ¿Está escrito por un autor famosísimo en otros campos? No. ¿Tiene un formato único dentro de la colección? No. Nada de eso.
El Bolsillito Nº 150, de Inés y Csecs, es un libro referencial cuyos personajes son las personas reales involucradas en la “Biblioteca Bolsillitos”. Vamos a analizarlo página por página.
Añadir leyenda
La historia comienza cuando Trapito, el personaje de Susi-Agi, que está trabajando de cartero, le entrega al perrito Aserrín un telegrama para Pepe Bolsillitos. El perrito se lo alcanza y Pepe lo lee. Se lo envía “el jefe” para invitarlo a una fiesta en su honor por la aparición del Bolsillito Nº150.
Guardándose la dirección en uno de sus bolsillitos, Pepe marchó a todo correr hacia la Editorial Abril, que era un edificio muy alto y muy blanco donde se hacían todos los libros de “Bolsillitos”. Una vez llegado, la secretaria, sin mirarlo siquiera, lo confunde con el chico de los mandados y lo manda a ver al jefe.
El texto sigue: -¡Al fin llegaste! ¡Toma la bicicleta y lleva inmediatamente estas páginas a la imprenta! ¡Son las del “Bolsillito!”150!- exclamó sin verlo un señor que parecía el jefe .(Además, debía ser el jefe porque tenía sobre su escritorio un pastelito muy rico).
De la imprenta lo mandan a comprar tinta y papel, vuelve a la editorial y lo mandan a llevar los dibujos a la imprenta. Cuando regresa, el pobre Pepe, rendido de cansancio, se tira a descansar en un sillón.
Luego oye a la secretaria diciendo que no ha llegado ningún Pepe Bolsillitos y los helados de la fiesta se están derritiendo.
Antes que le pueda aclarar que es él, sale el jefe, lo reconoce y lo lleva a la fiesta en la cual están las Caperucitas, Osito, Muñequita, Trapito, Caballito y Panchita quienes lo felicitan.
El cuento termina así:
Y mientras todos lo abrazaban y el jefe le sonreía Pepe pensó que nunca había trabajado tanto en su vida como para el “Bolsillito” 150. ¡Y eso que ni siquiera lo había leído!
Nada menos que con un modernísimo guiño de complicidad al lector que sabe lo que el protagonista del cuento no sabe: que lo que cuenta el Bolsillito 150 son las penurias que tuvo que pasar Pepe para que el mismo pudiese publicarse a tiempo.
Pero aún hay más. Vayamos a las ilustraciones. La primera vez que aparece el jefe, su cara está parcialmente tapada por un periódico. En cambio, en la ilustración de cuando descubre a Pepe se lo ve claramente…¡es una caricatura de Boris!
Estoy segura de que los dibujos de los otros personajes: la secretaria, la chica que escribe, el dibujante que medita con el pincel en la mano como si no supiera qué hacer, el otro que dibuja y la mujer que pasa detrás de Boris con una carpeta bajo el brazo y los anteojos en la mano, son todas caricaturas de personas reales. Lamentablemente no los puedo identificar, supongo que entre ellos deben de estar Inés y Csecs, los autores del cuento. (¿Hay algún lector que pueda identificarlos? ¡Por avor, ayúdenme!)
(Para los que no leen los comentarios: la nieta de Hugo Csecs  reconoció el autorretrato de su abuelo en la cuarta imagen y, aunque sus hijas no me lo confirmaron, la joven de pelo castaño que se ve sentada en el otro cuarto creo que es Inés)

Estamos en diciembre de 1954. Y todavía hay quien dice que en los 50 no se hacía buena literatura infantil en Argentina…
Susana Navone





Bibliografía

-Díaz Ronner, María Adelia“La literatura infantil de menor a mayor” en Jitrik, Noel, Historia crítica de la literatura argentina. Tomo 11:La narrativa gana la partida, Buenos Aires, Emecé, 2000.

-Gociol, Judith, Boris Spivacow, el señor editor de América latina, Paisanos, Buenos Aires, capital intelectual, 2010.

-Gociol, Judith et alter, Más libros para más. Colecciones del centro Editor de América Latina, Buenos Aires, Biblioteca Nacional, 2007.

 -Maunás, Delia, Boris Spivacow, Memorias de un sueño argentino, Buenos Aires, Colihue, 1995.

-Zlata Fuss Phillips, German Children’s and Youth Literature in Exile (1933-1950),Dev Gruyter, Germany, Verlag, 2001

-“El País de la infancia”. reportaje a Elsa Sánchez, diario "Página 12”, 16 de noviembre de 2008

-https://pt.wikipedia.org/wiki/Historinhas_Semanais






12 comentarios:

  1. Qué buen artículo! con análisis completo de cada página y todo! un lujo! Los Bolsillitos los conozco de nombre nomás, nunca leí ninguno, pero otras colecciones de Boris sí que conozco y están muy buenas. Hermoso blog, se nota que está hecho con mucho amor. Te has tomado un trabajo increíble y meticuloso. Voy a seguir leyendo si no te importa. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Felicitaciones SUSANA!!!! al fin tenemos "nuestro" blog
    BOLSILLITOS!!!! Gracias a tu empeño, claro.-Esperemos que los
    lectores se sumen y podamos recabar muchísimos más elementos!!! ya
    sueño con un listado completo de los números aparecidos, me encantó,
    me emocionó ver imágenes de varios que no conocía, quiero colaborar, para honrar este emprendimiento, que no
    tengo dudas, va a llegar lejos,
    quienes lean tu artículo y vean esas hermosas imágenes si los han disfrutado en
    su infancia se sentirán remontados inmediatamente y quienes por una
    cuestión generacional no los conocieron, sentirán una enorme
    curiosidad, esperemos resultados, no dudo que habrá muchas noticias.-
    Deberíamos hacer allí mismo un llamado a los lectores de BOLSILLITOS a
    colaborar, te parece? NOS VAN A SORPRENDER GRATAMENTE!!!!!
    Te mando un beso enorme y ya estoy haciendo circular el blog...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Susi! No olvides tu promesa de encontrarnos para charlar de los Bolsillitos.

      Eliminar
  3. Susana,
    soy hija de Inés Malinow, la escritoria de los Bolsillitos. Qué emoción ver tu blog! Me conmovió mucho.
    Podemos contactarnos por Facebook si querés? Mi nombre es Claudia Prieto-Malinow.
    Un abrazo.
    Claudia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, Claudia.¡Qué alegría! En un rato te estoy buscando en facebook.

      Eliminar
    2. Claudia: fijate en el comentario que sigue, el de la nieta de Csecs. ¿No reconocés a tu mamá en algunos de los dibujos del Bolsillito 150?

      Eliminar
  4. Susana, el dibujante que piensa en la tercer pagina, es mi abuelo: Hugo Csecs!! Lo reconocí apenas lo ví, sin leer siquiera el texto (claro que es él, pero cuando era muy joven y con pelo colorado). Gracias por compartir este libro que desconocía.

    Melisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué alegría, Melisa! Yo sabía que alguien iba a reconocer a los autores. Fijate en el comentario anterior. Ahora mismo le pregunto a la hija de Inés si la reconoce. ¡Gracias!

      Eliminar
  5. Me parece que Inés está en la misma escena que Csecs, la chica de pelo castaño que se ve sentada detrás del dibujante. ¿Qué les parece, Claudia y Virginia?
    La secretaria que atiende el teléfono debe ser Carmen González que fue secretaria de Boris por 40 años, en Abril, en EUDEBA y en el CEAL.

    ResponderEliminar