Google+ Followers

jueves, 27 de febrero de 2014

Las adaptaciones

Para terminar con los autores de los textos debemos hablar un poco de las adaptaciones. Las más numerosas son las de Walt Disney, hecho comprensible ya que en los cincuenta el dibujante norteamericano estaba en la cúspide de su exitosa carrera. Casi todas pertenecen a la serie “El pato Donald”, aunque algunas, las más antiguas, son de “Mis cuentos” o “Mis amigos”. Las más numerosas son aventuras de Donald y sus sobrinos: Los sobrinos de Donald (Nº69), Donald cuida un perrito (Nº 275); de Pluto: Pluto es un caballero (Nº273); de Mickey: Mickey y el gorila (Nº259): del Lobo feroz y su hijo Lobito: El lobito contra el lobo (Nº280).
Pero casi todos los personajes importantes de Disney tienen algún cuento: Tambor el conejito (Nº28), Dumbo y Paquita (Nº289), Picarón (Nº358), Pi y Olín (Nº439). Hay adaptaciones de cortos cinematográficos: Bongo (Nº59), Pedro y el lobo (Nº305), Manni el burrito (Nº 418), Mickey y el gigante (Nº 31), Pablo el pingüino (Nº92), y de largometrajes: Bambi (Nº 5), Blanca Nieves (Nº 16), Damita y el vagabundo (Nº228).

Los dos primeros son adaptaciones de Nora y el tercero es de Beatriz.
Como mencioné más arriba, no aparece el nombre del ilustrador, pero sí del adaptador. En los primeros títulos es siempre Noñé, después aparecen Edith, Nora, Diti, Marta y Beatriz. En lo que se refiere a los títulos que no son adaptaciones de películas, es imposible saber si son traducciones, adaptaciones o cuentos originales de las adaptadoras con los personajes de Disney.
También tengo mi preferido de la serie de Disney: Los cantitos de Doña gansa (Nº114) adaptado por Noñé. Se trata de traducciones de nursery rhymes. Así Jack y Jill se transforman en Pepín Barranquita, interpretado por Mickey, y Pepita Enagua, por Minie; la vieja que vivía en un zapato se llama Doña Pelagatos y sus numerosos hijos son todos los personajes infantiles de Disney; los cocineritos de Pat- a- cake son los sobrinos y los pájaros encerrados en el pastel que hornea el cocinero Goofy no son mirlos sino cuervos que asustan a la reina Minie y al rey Antojo Antojito. Finalmente, Bo Peep, la pastorcita cuyas ovejas perdieron las colas, también es Minie y se llama Mariquita Quitasol. Los cambios de nombres están hechos para conservar la rima y, aunque difieren bastante de los poemas originales, están bien escritos.
Hay otros Bolsillitos con poemas, de la serie “Mis versitos”: Los chiquitos dicen versos (Nº137), una antología de poetas consagrados (Juana de Ibarbourou, José Sebastián Tallón, Leopoldo Lugones, Rafael Obligado, Germán Berdiales y Fernán Silva Valdés), Gallito travieso (Nº 168) de Roque Nosetto”, Versos de Bolsillitos (Nº 172) de Germán Berdiales.
Es interesante la serie “Mis cantitos” que narra un cuento a partir de la letra de una canción: En alta mar (Nº108) de René Briand (es el autor de la canción, en la tapa figura su nombre mientras que no está el del autor del cuento), Mambrú se fue a la guerra (Nº132) escrito por Nora. En la página central de todos ellos figura la partitura y la letra de la canción. Canciones para chiquitos (Nº293) de Rubén Carámbula debe pertenecer también a esta serie.
Como ya vimos, son numerosas las adaptaciones de cuentos tradicionales y mitos de diferentes culturas, todas hechas por Beatriz. Nos resta hablar de las adaptaciones de los cuentos maravillosos.
Dejando de lado los cuentos pasados por el filtro de Disney: Blancanieves: Blanca Nieves (Nº 16) y Blanca Nieves y los siete enanitos (Nº324); Juan y las habichuelas: Mickey y el gigante (Nº31); Pinocho: Pinocho en la Isla de los Juegos (Nº 345) y Pinocho y los juguetes (452), El sastrecillo valiente (Nº475), hay algunas adaptaciones sacadas de los cuentos originales.
 De Charles Perrault encontré: La Cenicienta (Nº 3) y La bella durmiente (Nº32), ambos cuentos de 1952. El primero está adaptado por Inés, quien tuvo el buen tino de guiarse por la versión original y no por la reciente adaptación comercial de Disney (1950). El segundo cuento, adaptado por Noñé, es anterior en varios años a la película de Disney, afortunadamente, y también sigue de cerca a Perrault. Además están el Nº12  Gatito con botas , una adaptación bastante fiel al original y el Nº 6  Caperucita Roja, que figura también como una adptación de Perrault pero que, en realidad, sigue la versión de los hermanos Grimm.
De los Grimm identifiqué: Hansel y Gretel (Nº 22), Los siete cabritos (Nº39), ambos adaptados por Noñé, y La Señora Nevisca (Nº 369) y Los músicos de Bremen (Nº 472) adaptados por Beatriz. Hay otra versión de Hansel y Gretel adaptada por Beatriz e ilustrada por Ruth, el N°861 de 1968.


De Andersen: El patito feo (Nº 1), La princesa y el porquerizo (Nº36) y Pulgarcita (Nº44). El primero no sé quién lo adaptó, los otros son de Noñé y, curiosamente, las ilustraciones de la princesa son de Nora y las de Pulgarcita de Susi, ambas autoras. Las imágenes de Pulgarcita me parecían, y me siguen pareciendo, hermosísimas, a tal punto que, de niña, recorté algunas del libro para pegarlas en otro lado. Afortunadamente, hace poco lo conseguí entero. ¿Por qué Susi habrá dejado de ilustrar siendo tan buena dibujante?
Falta mencionar el cuento tradicional inglés Los tres osos (Nº 18), también adaptado por Noñé. Como podemos ver, salvo el de Beatriz, todos son de 1952.
Y, como broche de oro, encontré una adaptación de la historieta Periquita (Nancy en el original) de Buschmiller: Periquita presenta a …¡Fifí! (Nº 177), adaptada por Lola, que mantiene el formato de historieta y que pertenece a la serie “Periquita”. Lo cual significa que hay más Bolsillitos disfrazados de historietas rondando por ahí…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada